Las plumas de avestruces son muy apreciadas por su belleza.  No poseen carga estática, y su forma permite atrapar el polvo, lo cual las hace muy útiles en la industria del aseo de  artículos electrónicos. El avestruz puede tener tres tipos de plumas: las largas (más de 40 cm), las regulares (entre 22 y 40 cm) y por último, las cortas (menor a 22 cm). El precio varía de acuerdo a la simetría, ancho, densidad de las barbas y forma general.

Se pueden recolectar de 1 a4 kg. por animal en un año. Las plumas se aprovechan principalmente para la elaboración de plumeros o sacudidores caseros e industriales. Otra aplicación de las plumas es para artículos de vestuario y decoración, las largas (cola y alas) se usan en decoración y disfraces, el mayor consumidor es Brasil y el Caribe para sus Carnavales.

La recogida de las plumas puede empezar a la de edad de 6 meses y es efectuada de modo diferente:

El desplumado implica la extracción completa de la pluma desde el alvéolo, esto se hace con las plumas del cuerpo que están relativamente sueltas en sus folículos y por tanto son más fácilmente extraibles.

El recorte es efectuado con tijeras de podar, con él se extrae la totalidad de la pluma y un pequeño trozo de cañón, dejando la parte viva del mismo en el folículo, permitiendo la recogida de la pluma en perfectas condiciones antes de que el cañón haya madurado, evitando el deterioro de la pluma que se produciría si fuera dejada en el ave.

El descañonado hace referencia a la extracción de los cañones secos, dos meses después del recorte. Tiene que emplearse un gran cuidado durante este proceso para no dañar el folículo, ya que ello conduciría a la producción de plumas deformes. Tras este procedimiento empiezan a crecer las nuevas plumas que a su vez podrán ser recortadas seis meses más tarde.

La extracción excesiva de plumas puede llevar a quemaduras solares marcando y dañando la piel. Se cree que ni el recorte de plumas ni la posterior extracción de los cañones secos provocan dolor en el animal,  aunque las aves reaccionan al arrancado de las pluma, incluso avestruces anestesiados también reaccionan al arrancado de las plumas, esto es considerado un reflejo espinal más que una implicación del sistema nervioso central.

Para un mayor aprovechamiento de este producto se deben tener en cuenta condiciones ambientales constantes (humedad relativa baja y tiempo seco), para evitar deterioro de la pluma por humedad y por el estrés de picoteo que ambientes húmedos causa en los animales. Otra forma de aprovechamiento es en el momento del sacrificio, cuando se realiza la limpieza de la piel para el desollado.